¿Cómo cuidar mis muebles?


Para mantener la óptima calidad de tus muebles, FERRINI le recomienda seguir las indicaciones de limpieza y mantenimiento:


Madera, enchapes y MDF

La madera, al ser un material de origen natural, es sensible a la luz. Si los muebles van a estar expuestos en un lugar donde ingresa luz solar (mampara,

ventana) te recomendamos que no dejes ningún objeto sobre su superficie durante las primeras 6 u 8 semanas. Así evitarás que aparezcan marcas o cercos en caso de que el mueble se aclare debido a la luz del sol.

Debes tener en cuenta que si bien nuestros muebles cuentan con una protección para la madera, la luz ultravioleta proveniente de los rayos del sol provoca daños en la celulosa de la madera, haciendo que cambie su color original ya sea aclarándose u oscureciéndose de acuerdo al tipo de enchape o madera.

No se debe reposar sobre la madera una bebida o una botella en extremo fría, ya que por la diferencia de temperaturas, se producirá una condensación de humedad que terminará por trasladarse hacia la madera provocando los denominados “halos” a veces casi indelebles sobre la superficie de la misma.

No se debe reposar elementos calientes, pues podría alterar la capa de acabado que lleva el mueble, manchar la pintura, o incluso dañar la propia madera. Para estos casos, se recomienda siempre el uso de posavasos.

Es recomendable hacer una limpieza diaria con un paño, de preferencia de algodón suave, seco y de primer uso. Esto permitirá retirar el polvo y la suciedad, sin

necesidad de utilizar otros productos.

No es recomendable el uso de pastas o ceras, ya que su aplicación podría dejar una capa residual muy gruesa, que solo terminaría por ser el ambiente ideal para albergar polvillo y suciedad.

Si la madera tiene manchas como por ejemplo, grasa, se recomienda utilizar un paño de algodón húmedo ligeramente tibio y frotar sobre la superficie afectada. Luego de remover la grasa y utilizando otro paño seco, se deberá uniformizar toda la superficie.

Sugerimos que coloques felpas a los objetos que van sobre los tableros de madera, para evitar ralladuras al momento de moverlos.


Cuero natural

Si bien el cuero es muy fácil de mantener es recomendable tener ciertos cuidados que harán durar tu sofá aún por más tiempo:

  • Sacuda frecuentemente el polvo del mueble.

  • Límpielo una vez al mes con trapo húmedo.

  • No lo ponga en contacto directo con el sol o fuentes de calor o luz intensos ya  que el calor excesivo puede secar los aceites naturales del cuero.

  • Si se le derrama algún líquido, séquelo en el momento

  • Si el líquido se absorbe, humedezca un paño limpio con una solución de agua  y jabón neutro mezclados en proporción 10 a 1.

  • Para manchas a base de agua (bebidas, té café, etc.) limpie el exceso de  suciedad con un paño húmedo. Luego con otro trapo humedecido en agua  f rote en forma circular de afuera hacia adentro y seque.

Para manchas grasosas, saque la mayor cantidad de suciedad que pueda con un paño o toalla de papel absorbente, sin empujar la suciedad hacia el cuero. Limpie con una solución de agua y jabón neutro (10 a 1) de afuera hacia adentro y luego seque.


Espejos

Los espejos no deben permanecer a la intemperie.

Se recomienda un espacio de entre 10 y 15mm entre el espejo y la pared, para que éste respire.

El procedimiento de limpieza recomendable es usar agua limpia y tibia, aplicada con un paño suave o una toalla de papel. No utilizar trapos sucios, navajas ni abrasivos.

Evite el empleo de líquidos limpiadores ácidos (especialmente ácido muriático) o alcalinos y/o que contengan amoníaco.

No permitir que el limpiavidrios tenga contacto con los bordes o la parte posterior de los espejos.


Acero inoxidable:

En FERRINI trabajamos únicamente con acero inoxidable 304, sin embargo, para mantener sus características de resistencia a la corrosión, es necesario mantener un

alto nivel de limpieza.

Los productos recomendables para mantener el acero inoxidable son el agua, jabón, detergentes suaves y neutros, diluidos en agua tibia y aplicados con un paño o esponja de nylon. Enjuagar con bastante agua, preferentemente tibia y secar bien con un paño.

El secado es muy importante para evitar la aparición de manchas en la superficie del producto.

La limpieza rutinaria remueve fácilmente la suciedad común y su uso constante casi siempre remueve las más intensas manchas de la superficie del acero, haciendo que desaparezcan completamente.

Evitar contacto con ácidos, productos químicos para piscinas, removedores de tinta, lejía, productos con cloruros y soluciones altamente concentradas en sal.


Tapices

Si bien los tapices varían considerablemente en construcción y composición, aquí te daremos algunas recomendaciones básicas para su cuidado:

  1. Mantener los muebles tapizados protegidos del efecto de la luz solar. 
    Existen láminas con protección UV para las ventanas y mamparas que bajan considerablemente el efecto del sol. También es recomendable bajar las persianas o cortinas en los momentos del día en que la incidencia sobre los muebles sea más fuerte. Los tapices, a pesar de tener una alta solidez a la luz, sufren decoloración ante los rayos ultravioleta de la luz solar.

  2. Sacudir el mueble o aspirarlo al menos una vez a la semana.

  3. Es importante que antes de proceder con cualquier tipo de lavado, se revise la ficha técnica del tapiz, donde están especificadas las formas permitidas de lavado dependiendo de su composición.

  4. Para tapices en los que no se especifique lavado al seco: En caso se le derrame algún líquido, debes empapar la zona (el paño completo para evitar aureolas) con agua con gas y secar rápidamente con papel toalla. De ser necesario colocar el mueble en posición vertical para evitar que la espuma absorba el agua. Luego de eso, debes llamar a un servicio de limpieza profesional.

  5. Los tapices deben ser limpiados por un servicio profesional al menos una  vez al año.